Saltar al contenido

40 aniversario del trasplante hepático en España

Por Dr. Gerardo Blanco FernándezDisciplinas médico-quirúrgicas (Cirugía hepatobiliopancreática)

Este 2024 celebramos el 40 aniversario de la realización del primer trasplante de hígado en España. Concretamente se llevó a cabo el 23 de febrero de 1984 en el Hospital Universitario de Bellvitge de Hospitalet de Llobregat (Barcelona). Los jóvenes cirujanos Eduardo Jaurrieta y Carles Margarit fueron las caras visibles de lo que supuso un trabajo de equipo inmenso. A su lado, tuvieron un equipo asistencial muy amplio y el apoyo de unos jefes de servicio y un equipo directivo que salvarían muchos obstáculos para que el proyecto viera la luz. Se habían estado preparando con los equipos de Rudolf Pichlmayr (Hannover) y Thomas Starlz (Pittsburg), quien en 1967 había realizado el primer trasplante hepático del mundo en Denver, Colorado-USA.

El verdadero protagonista de aquel hito fue el paciente, Juan Cuesta, un mecánico de la SEAT nacido a principios de los años treinta en Torrecilla de la Tiesa (Cáceres) que residía en Cataluña desde 1956. El segundo trasplante de hígado de España fue realizado el domingo 25 de marzo de 1984 por el mismo equipo. Esta segunda intervención tuvo una gran repercusión social al tratarse la paciente de una niña de 11años, Estíbaliz, por la que su familia había hecho un llamamiento público a través del programa “Informe semanal”, de Radio Televisión Española, para encontrar un donante.

En aquella época sólo había en el mundo cuatro grupos activos realizando trasplante hepático, pero se estaba preparando una verdadera revolución a la que de forma progresiva se fueron incorporando hospitales de todo el mundo y, por supuesto, del resto de España, donde actualmente hay 27 centros en los que el trasplante hepático se lleva a cabo. En Extremadura fue en febrero de 2007, en el Hospital Universitario de Badajoz, cuando se realizó el primer trasplante de hígado y actualmente son más de 400 casos los realizados en nuestra Comunidad Autónoma.

Durante todos estos años, España ha sido el país del mundo con una mayor tasa de donación y trasplante hepático por millón de población, convirtiéndose en un referente claro a nivel internacional, con un modelo de trabajo conocido como “Modelo español” y que tiene un núcleo central, su organismo coordinador, la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), creada en 1989 y como principales elementos estratégicos la existencia de una red de coordinación de trasplantes presente en prácticamente todos los hospitales de España y la solidaridad de una sociedad, la nuestra, inmensamente comprometida con el proceso de donación de órganos y tejidos.

En los años 80 España disponía de equipos de trasplante renal por todo el Estado y al comenzar en 1984 los trasplantes de hígado y corazón, se tuvo que afrontar un nuevo reto: cómo acortar los tiempos de desplazamiento para garantizar la viabilidad de estos órganos que son muy sensibles y exigen llevar a cabo el proceso de trasplante en el menor tiempo posible desde la obtención del órgano del donante. Los acuerdos con el ejército y lo aprendido de logísticas de desplazamiento en aquellos años iniciales hizo posible un sistema sólido canalizado a través de la ONT que nos permite actualmente realizar más de 1000 trasplantes hepáticos cada año en España, con un total acumulado de 33.142 trasplantes a final de 2023.

A lo largo de las últimas décadas se han incorporado nuevos conceptos y leyes que han ido regulando y cambiando el perfil de la donación. Desde la regulación de la muerte encefálica que permitió el desarrollo del trasplante como lo conocemos hoy, hasta la regulación en 2012 de la donación en asistolia controlada que ha conseguido un importante aumento del número de trasplantes. De la misma forma se han desarrollado los trasplantes con órganos procedentes de donante vivo (trasplante de hígado parcial) y la utilización de un órgano donado para más de un receptor a través de la bipartición hepática. Otro de los avances que se ha convertido en una realidad clínica es la llamada preservación dinámica de órganos. Esto supone pasar de la preservación estática en frío, durante el tiempo intermedio entre la obtención del órgano del donante hasta su implante en el receptor, a la preservación oxigenada del hígado, bien en frío o incluso en normotermia. En este último caso se consigue, no solo mantener sino, incluso recuperar órganos inicialmente descartados y que una vez tratados en estos dispositivos puedan usarse para trasplante con garantías de un correcto funcionamiento.

Durante estos cuarenta años de crecimiento y desarrollo, los resultados del trasplante hepático en España han sido muy buenos y han ido mejorando década a década, con una supervivencia actualmente al año de más del 90% de los pacientes y a los 5 años de más del 80% de ellos. Esto supone una segunda vida para una gran cantidad de pacientes que llegan al trasplante con una expectativa de vida muy limitada sin el mismo. Pero además del beneficio claro para estos pacientes, la puesta en funcionamiento de los programas de trasplante hepático, dada la complejidad y el carácter multidisciplinario del mismo, supone un motor de desarrollo para diferentes servicios y áreas de trabajo del hospital que hace que el número de pacientes beneficiarios de forma indirecta, crezca de forma exponencial.

A pesar de todos los avances que se han producido en estas cuatro décadas, seguimos teniendo por delante el reto de conseguir aumentar el número de órganos disponibles para trasplante que nos permita disminuir, aún más, la mortalidad de los pacientes que esperan un hígado y aumentar las indicaciones de trasplante hepático a otras enfermedades. Para ello, el desarrollo en investigación biomédica y bioingeniería son fundamentales y se abre la puerta de la asistencia clínica a conceptos como la bioimpresión de órganos, la generación de órganos desde células madre o los controvertidos xenotrasplantes. Sin duda un futuro ilusionante, lleno de retos, pero acompañado del siempre necesario trabajo en equipo, cada vez más multidiscilinar y de un inmenso agradecimiento a los donantes y sus familiares que han sido y seguirán siendo el pilar fundamental de los trasplantes. 

1 comentario en «40 aniversario del trasplante hepático en España»

  1. Esta mañana me comentaba una paciente trasplantada lo enormemente agradecida que estaba al Dr Blanco y al equipo, le devolvieron de nuevo la vida, en su día, hace 12 años. Enhorabuena , a seguir creciendo y avanzando hacia un futuro mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *