Saltar al contenido

El legado genético de los Yamnaya: un riesgo heredado para la Esclerosis Múltiple.

  • Blog

Prof. Dr. José Maria Ramírez Moreno – Sillón 12 de la Academia. Disciplinas Médicas(Neurología).

Los avances en el estudio del ADN antiguo están desenterrando secretos que han permanecido ocultos durante milenios. Investigadores del Reino Unido han creado el banco de genes antiguos (https://www.ukbiobank.ac.uk) más grande del mundo al analizar huesos y dientes de casi 5.000 individuos que vivieron en Europa y Asia hace más de 30.000 años. Esta monumental tarea ha revelado vínculos sorprendentes entre nuestros ancestros y algunas enfermedades modernas. En particular, se ha descubierto que quienes descienden de los antiguos Yamnaya, una tribu de pastores nómadas de ganado vacuno y ovino de la Edad de Bronce, podrían tener un mayor riesgo de desarrollar esclerosis múltiple (EM).

El viaje de los Yamnaya

Hace unos 5.000 años, los Yamnaya migraron desde la estepa póntica, una vasta región que abarca partes de la actual Ucrania, suroeste de Rusia y la región occidental de Kazajistán. Montando caballos y conduciendo carros tirados por bueyes, estos antiguos pastores se desplazaron hacia el oeste, difundiendo su ADN a lo largo y ancho de Europa. Este movimiento no solo cambió la demografía genética del continente, sino que también dejó una marca indeleble en la salud de las generaciones futuras.

Genes de riesgo para la esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple es una enfermedad en la que el sistema inmunitario del cuerpo ataca por error la mielina, el «aislante” biológico que rodea las fibras nerviosas del cerebro y médula espinal. Esto provoca brotes de síntomas remitentes recurrentes, así como una degeneración a largo plazo que va provocando una discapacidad a lo largo del tiempo. La causa exacta de la esclerosis múltiple sigue siendo, a día de hoy desconocida. No obstante, parece claro que es necesaria la interacción de determinada combinación de genes y factores ambientales o infecciosos. Se conocen más de 200 variantes genéticas que aumentan el riesgo de desarrollar EM. Los habitantes de Europa del Norte tienen la mayor prevalencia de EM del mundo, así el número de casos de esta enfermedad es aproximadamente el doble en el norte de Europa que en el sur; este ‘gradiente epidemiológico’ es algo que durante mucho tiempo ha sido un misterio para los investigadores.

Un nuevo estudio publicado hace unos meses en la prestigiosa revista Nature y liderado por W. Barrie del Departamento de Zoología de la Universidad de Cambridge ha encontrado que los genes que aumentan significativamente el riesgo de desarrollar esta enfermedad fueron introducidos en el noroeste de Europa por los Yamnaya.

Un legado de supervivencia y enfermedad

Al analizar el ADN de huesos y dientes antiguos, los investigadores rastrearon la dispersión geográfica de la EM desde sus orígenes en la estepa póntica hasta el noroeste de Europa. Los genes de riesgo para la EM viajaron con los Yamnaya, quienes llevaron estas variantes genéticas beneficiosas para su supervivencia. Se cree que estos genes protegían a los Yamnaya de infecciones transmitidas por sus ovejas y ganado. Sin embargo, esta ventaja evolutiva tuvo un costo: el riesgo de desarrollar EM.

W. Barrie, lo explica así: “Nuestros análisis indican que las variantes genéticas de la EM ayudaron a las personas a sobrevivir en el pasado. Estos genes mejoraron las defensas inmunitarias de los Yamnaya contra enfermedades transmitidas por sus animales, pero en el entorno moderno, aumentan el riesgo de desarrollar EM”.

Un banco de genes revolucionario

El estudio fue posible gracias a la creación de un banco de genes de ADN antiguo, una colaboración monumental con museos de toda Europa y Asia Occidental. Este banco de genes ha permitido comparaciones detalladas entre el ADN antiguo y moderno, proporcionando nuevos conocimientos sobre la evolución de las enfermedades humanas. Con casi 5.000 perfiles de ADN antiguos que abarcan desde el Mesolítico hasta la Edad Media, los investigadores pueden rastrear la evolución genética a lo largo de milenios.

Este enfoque ha revelado que la moderna susceptibilidad a la EM está profundamente arraigada en nuestra historia genética. Los Yamnaya y otros antiguos pobladores de Eurasia nos legaron una mezcla de genes que hoy influyen en nuestra salud de maneras que apenas comenzamos a entender.

Implicaciones para el futuro

Los investigadores planean usar este banco de genes para estudiar otras condiciones neurológicas (p.e. enfermedad de Alzheimer) y trastornos psiquiátricos (p.e. trastorno bipolar), con la esperanza de desentrañar más conexiones entre los genes antiguos y las enfermedades modernas. Este enfoque podría revolucionar nuestra comprensión de cómo los estilos de vida y las condiciones ambientales de nuestros ancestros impactan en la salud actual.

En última instancia, estos descubrimientos podrían transformar el tratamiento, al proporcionar una visión más clara de sus raíces genéticas y evolutivas. Al entender mejor cómo nuestros ancestros influenciaron nuestra biología, podemos desarrollar estrategias más efectivas para combatir estas enfermedades en la actualidad.

Referencias

  • Barrie, W., Yang, Y., Irving-Pease, E.K. et al. Elevated genetic risk for multiple sclerosis emerged in steppe pastoralist populations. Nature 625, 321–328 (2024). 
  • Irving-Pease, E.K., Refoyo-Martínez, A., Barrie, W. et al. The selection landscape and genetic legacy of ancient Eurasians. Nature 625, 312–320 (2024). 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *